Leído

BONO DUAL

Durísimo 2do. revés del ministro Guzmán con el FMI presente: Hay que pagar y subir encajes

Mar, 11/02/2020 - 10:25am
Enviado en:

El mensaje del mercado es concreto tanto a la Nación como a Provincia de Buenos Aires: no cree en los bonos argentinos o en las propuestas de reprogramación enunciadas en ambas ofertas de canje. Al ministro Martín Guzmán le acaba de suceder algo similar que al gobernador Axel Kicillof. Y con la misión del Fondo Monetario Internacional en el país. No hay muchas opciones, en este contexto. Probablemente la más sensata resulte afrontar el pago del Bono Dual y subir los encajes bancarios para restringir el circulante en pesos. Pero no hay mucho tiempo por delante: antes que abran los mercados del martes 11/02 hay que tenerlo definido porque, de lo contrario, será una jornada 'caliente'.

Ahora el ministro Martín Guzmán debe tranquilizar el mercado e impedir, con el FMI en el país, la explosión del dólar.
Contenido

El periodista, avezado en estas cuestiones, preguntó temprano el lunes 10/02 vía el chat: "¿Hablaron con Templeton?".

Él se refería al fondo de inversiones Templeton, que tantos bonos ha acumulado en los días de Luis Caputo como jefe del endeudamiento público argentino.

En ese momento el Ministerio de Economía comenzaba la última jornada de la licitación de 3 bonos con vencimiento en 2021 como parte de una operación destinada a pagar los $ 100.000 millones que vencen el jueves 13/02 del Bono Dual 2020.

El interrogante, trasladado a un funcionario de la Administración Fernández, recibió la siguiente respuesta: "No lo sé, supongo que sí".

Al final de la jornada, el periodista recibió un comentario en su teléfono móvil: "Parece que no".

El fracaso del Ministerio de Economía ha resultado muy importante. Tuvo que declarar "desierta" la licitación. Y es el 2do. revés en 10 días con el mismo Bono Dual 2020.

El ministro Martín Guzmán acumula interrogantes de todo el Ejecutivo Nacional, y se encuentra debilitado.

También de los legisladores, ante quienes debería presentarse a explicar el programa de refinanciación de la deuda pública nacional.

Pero, además, de los gobernadores, que tienen vencimientos por delante, y que acaban de entrar en emergencia porque los acontecimientos de la Nación resultan una señal para todos.

Es evidente que los inversionistas extranjeros no confían en la oferta de Guzmán, y hay 2 motivos principales:

> No tienen información de un programa concreto de reprogramación, y
> No conocen un programa macroeconómico en el cual ubicar como referencia la supuesta reprogramación.

Para intentar impedir una tragedia imprevista, la Administración Fernández debería dar respuestas concretas antes de la apertura de las operaciones del martes 11/02 porque, de lo contrario, se expone a un impacto de la situación negativa sobre la paridad cambiaria, y esto tendrá consecuencias políticas.

Puede llevar a la Administración Fernández a una crisis que no estaba en su agenda, y con la misión del Fondo Monetario Internacional en el país para una visita extensa, que de 3 días se ha extendido a 7.

El ministro Guzmán debería afrontar el vencimiento, tal como lo hizo el gobernador bonaerense Axel Kicillof, y subir los requerimientos de efectivo mínimo a los bancos para esterilizar pesos. Resultaría la señal más positiva.

Hay una opción, pero no será de la satisfacción del mercado: correr el vencimiento a después del 31/03, cuando se supone que tendrá definido su programa de refinanciación de vencimientos en moneda extranjera y tenga el supuesto acuerdo con el FMI, aunque para muchos los plazos se encuentran demasiado acotados para lograr todo eso junto.

El margen de Guzmán ha quedado muy acotado.

Al caer la noche, la Administración Fernández no parecía comprender lo que ha sucedido en medio de cuestiones frívolas tales como disputas sobre políticas de inseguridad o bien sobre la historia de los derechos humanos recientes.