Leído

INTENTANDO CAMBIAR LA HISTORIA

Visible vs. Invisible: La verdadera batalla de Kicillof

Jue, 13/02/2020 - 5:55pm
Enviado en:

En Provincia de Buenos Aires están sucediendo algunos hechos muy interesantes. El resultado es incierto pero es audaz y valiente la apuesta de Axel Kicillof por modificar hábitos, costumbres, excesos y prebendas sobre las que se construyó el poder que gestiona (pésimo) el enorme territorio, pero en especial el Gran Buenos Aires. Es evidente que no se puede convertir en viable a la provincia si no se cambian varios ejes. Esto quiere decir que Kicillof no se conforma, tal como sí ocurrió con Daniel Scioli y María Eugenia Vidal, con gestionar lo que se heredó. Habrá que seguir con interés los sucesos próximos.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires salió a desmentir una fake news.
Gobernador bonaerense Axel Kicillof.
Contenido

La cuestión es más profunda. En los últimos días se le ha dado mucha difusión a la supuesta tensión política entre intendentes del conurbano bonaerense y el gobierno de Axel Kicillof. Sin embargo, más allá que existan algunos alcaldes disconformes, para entender esta y otras situaciones hay que ir más lejos. Y ello requiere el ejercicio de entender qué se propone el gobernador de la provincia de Buenos Aires. Recién entonces aparece un dilema histórico del distrito más importante de la Argentina: La visibilidad o invisibilidad del gobernador. Con todo lo que ello implica. 

Hay un patrón muy común en los últimos años de la historia bonaerense y sus mandatarios. Aquellos que ocupan el sillón de Dardo Rocha acostumbran, a lo largo de su mandato, cosechar buenas adhesiones en la opinión pública pero no consiguen impedir la maldición que persigue a esos dirigentes cuando intentan trascender hacia la Presidencia. Le pasó a Eduardo Duhalde, Carlos Ruckauf y a Daniel Scioli. En el caso de María Eugenia Vidal, ella decía que no usaría la provincia como trampolín. No pudo repetir su mandato. 

Las tensiones de Kicillof vs. algunos intendentes y otros sectores, obedecen a un lógica que, en el nuevo gobierno, decidieron cuestionar como método de hacer política. Y consiste en ir en contra de la historia reciente acerca de cómo se ha llevado adelante la lógica sistémica bonaerense. Para ello, antes de ser candidato, el ex ministro de Economía de la Nación estudió cada detalle desde la fundación hasta la actualidad. Eran los tiempo del megáfono y el Renault Clio recorriendo los municipios bonaerenses.

Podría escribirse que en aquel entonces, dentro de su grupo de mayor confianza, era el propio Kicillof, casi en soledad, quien descubría que había vida política tras la etapa K entre 2003 y 2015. Tiempos en los que arreciaban denuncias y volaban bolsos con dólares. Se había popularizado, en un sector de la sociedad y los medios de comunicación, la idea de “no vuelven más”

Aquella lógica del megáfono y el Clio no debería ser subestimada una vez más, tal como sucedió en aquellos tiempos. Es la más correcta conceptualización de lo que busca el gobernador en 2020. Se trata de desafiar al 'sistema' -antes que de hacer campaña, antes, y de gobernar, ahora-  y a lo que llaman las capas “geológicas” bonaerenses.

¿Qué significa esto? Ni más ni menos que la acumulación de beneficios, cargos, metodologías, maneras y acuerdos en la provincia, cuya continuidad nunca se puso en duda. La opción siempre elegida a mano fue la misma, hasta ahora: convivir y no confrontar. Se cuestiona con cierta injusticia al peronismo con aquella frase que suena a lugar común: “La provincia está como está porque fue mayormente gobernada por el justicialismo”. Verdad a medias.

La pregunta es: ¿El gobernador gobierna? ¿O administra, tal como mejor puede, lo preestablecido? 

Algunos datos responden a esas preguntas. Lugares claves con mucha influencia y poca visibilidad están en manos, hace muchos años, de dirigentes de la UCR. La Fiscalía de Estado o el propio Tribunal de Cuentas, son ejemplos. 

Todo ello se proponen discutir Axel Kicillof y su equipo más cercano. Si el gobernador podrá o no alcanzar el objetivo, se sabrá más adelante, pero obviar esta mirada anula la posibilidad de un análisis más profundo que la discusión por ciertos cargos y los enojos que ello conlleva. 

Si se toma el caso de los intendentes municipales, no existe demasiada preocupación en el gobierno provincial por aquello que se filtra en cuanto a los supuestos enojos o pataleos.

Es más, en La Plata afirman que la invitación a trabajar en conjunto es permanente. Quizá la forma no sea igual que antes. Por esa razón, de manera irónica, ciertos jefes comunales peronistas “extrañan” los tiempos de María Eugenia Vidal.

En realidad, no es una cuestión personal. Ellos añoran lo que ella representó: la continuidad sistémica bonaerense que, en algún punto, hasta se potenció. Parte de ello quedó en evidencia a la hora de la discusión de la legislación tributaria. En la negociación Kicillof / Vidal, la ex mandataria pedía cargos para la oposición en organismos provinciales.

Por ejemplo, en el Banco Provincia ella solicitaba 4 sillas. La respuesta fue no.

¿Por qué? Porque siempre se le adjudicaron 2 a la oposición salvo en el gobierno anterior cuando Vidal negoció los 2 primeros años con Sergio Massa y luego con los intendentes y La Cámpora. Cada uno se llevó su parte cuando eran oposición. Ahora se quería mantener ese esquema. No se pudo. 

Otro ejemplo reciente de lo que podría llamarse 'la lógica Kicillof' ocurrió con la firma de los convenios para el arreglo de las escuelas.

Muchos intendentes se resistieron a firmar o no lo hicieron. La molestia de fondo es motivada por la gestión de los recursos que provienen de la Nación y van directo a los municipios. El gobierno bonaerense impuso su influencia a la hora de decir que el dinero se utilice pura y exclusivamente para arreglar escuelas. Y no para otros gastos comunales. 

Hacer visible al gobernador es una decisión política. La invisibilidad significa que la responsabilidad de los grandes problemas provinciales sean del gobierno nacional, y los pequeños de los municipios.

El camino inverso es involucrar al mandatario provincial en todos los temas de su injerencia. De eso está convencido Kicillof, con el agregado del apoyo inestimable de Cristina Fernández de Kirchner. “Los votos son de ella” en la provincia de Buenos Aires. ¿Sólo de ella? El reparto porcentual de esa mirada responde muchas preguntas frecuentes en estos días. 

Claro, en medio de ello, arrecían lo problemas del día-a-día. Uno de ellos es la situación económica, y ahora la seguridad, que está en el centro de la escena con la polémica entre Sergio Berni y el gobierno nacional. Puertas adentro del gabinete provincial apoyan al ministro de Seguridad en sus reclamos de coordinación con las fuerzas federales. 

“Tenemos una oportunidad histórica”, asumen en la sede de la Calle 6. Son conscientes que se trata de virar el rumbo de un barco enorme. El resultado del viraje es incierto. Desconocer que es una decisión política anularía la posibilidad de explicar varias de las cosas que pasan por estos días.